Hay quienes reinan más allá de la muerte

Arlin Alberty Loforte

En tiempos en los que la violencia, maquillada según convenga al “diseñador” de turno, se encarga de acaparar la atención en los medios de prensa y en la Internet, no dejan de venirme a la memoria muchos nombres; pero evoco hoy, 4 de abril, a uno, que como otros inolvidables, venció barreras diversas, aunque al final le vencieran el cuerpo, una vez más por la fuerza, como se hace para silenciar verdades.

Dicen que era todo un Rey y que más allá del color de la piel o del credo que profesara confiaba en la virtud y la igualdad de sus semejantes, y luchaba por hacer justicia desde la verdad, mientras denunciaba la violencia.

Se refugiaba en la fe, pero más allá de que creyera en la existencia de un Dios creía en el hombre, en el derecho a su igualdad plena y a través de su prédica logró hacerse. 

Y fue acusado de comunista, pecado mortal cuando para muchos que deciden, por la fuerza, esta palabra evoca al infierno, sin querer reconocer que sería un buen camino hacia la salvación.

Tenían grandes “problemas” en su contra: el color de la piel y las ideas, cuando el FBI creía que “los comunistas intentaban infiltrarse en el movimiento de los derechos civiles”, a la vez que se peleaba por eliminar la discriminación en los autobuses, las escuelas, los restaurantes…

Vivió del brazo de sus hermanos, cuando se luchaba por mejores puestos de trabajo para verdes claros y oscuros, para rojos o amarillos,  enfrentando y resistiendo la represión en las calles. En esa oportunidad la indignación no les daba nombre aunque también podía abrazar a pueblos enteros.

Así volvía a mí Now, con sus imágenes vigorosas, desgarradoras, desde el recuerdo, traído de la mano de Santiago Álvarez como para que no lo olvidemos jamás.

Entonces los segregacionistas se tapaban el rostro con capuchas blancas y hoy desandan al descubierto, la impunidad los protege, los hace infalibles si se trata de la “patria amenazada”, como si ese nombre pudiera mencionarse a la ligera.

Y más de cinco décadas después volvía a repetirse la historia: como en 1955, cuando tres personas negras fueron asesinadas entre ellas un adolescente de 14 años, Trayvon Martin de 17, era baleado a finales de febrero pasado por un vigilante voluntario de una urbanización privada en las afueras de Orlando, Florida.

Hay sospechas que son de las malas, como las de quien jaló el gatillo esta vez porque “un negro caminaba con algo en las manos y actuaba de manera sospechosa”. La bala justo al pecho. La muerte no se hizo esperar.

Como para darle el toque de gracia las ironías siguen: el responsable ni siquiera fue arrestado, se acogía a ley de defensa propia en el país de las “libertades” que permite matar o mejor dicho, recurrir a “medidas de fuerzas letales” para defenderse ante una amenaza.

Y el Rey seguiría hoy acariciando sus sueños de justicia y hasta dudara de la grandeza del Nobel de la Paz que un día ganara, cuando dejaba dulces sabores, y no servían para encubrir intereses mezquinos porque la violencia, nunca se terminará desde las guerras descabelladas e injustas, desde las cruzadas de lucro, que le dan vida a millonarios negocios.

Otra bala acababa con su vida en este día pero de 1968 cuando no muchas horas antes decía a multitudes que había estado en la cima de la montaña y pedía tocaran en la noche Señor toma mi mano de la manera más hermosa para él, el hombre que tenía un sueño.

Ni duelos nacionales decretados por primera vez por un afroamericano, ni la multitudinaria presencia en su funeral cambiarían la historia. Por eso no se puede perder la memoria, hay cosas que siempre deben recordarse.

A Martin Luther King le disparaban las mismas manos que lo hicieran en Viet-Nam, Afganistán, Irak o Libia, las mismas que quitaran tan temprano el aliento que a Trayvon debió robarle el beso del primer amor.

Por suerte hay quienes no olvidan para bien, y hay quienes son reyes sin sangre azul y brillan más allá de la muerte.

About these ads

4 comentarios

Archivado bajo Política

4 Respuestas a “Hay quienes reinan más allá de la muerte

  1. SI PUDIERA PONER ME GUSTA CINCO Y HASTA SEIS VECES LO HICIERA , Y SI MICHI ES MUY TRISTE LO QUE ESTA PASANDO AHORA SERÁ ESTE UN RENACER DEL RACISMO IN EXTREMIS EN ESTADOS UNIDOS .
    UN BESO Y MUY LINDO E INTERESANTE TEMA

  2. yaneysi

    Ya sabes mi opinión sobre el trabajo, simplemente me gustó mucho, y como diría Haydée, “muy intencional”, además, lograste transmitirnos los mensajes que te propusiste. Bien hecho! Espero que aumentes tu productividad en el blog, para seguir leyendo sobre cosas interesantes, siempre que tenga tiempo claro. Los blogueros en el departamento cada vez son más, y debo dedicarle algunos minutos a cada uno, para que nadie se ponga celoso.

  3. Yisell Rodríguez Milán

    Muy bien, pones en la blogósfera un tema que ya sacudió en los 60 al mundo y que hace una semana que, otra vez, golpea la realidad universal: el racismo, y sus víctimas. Sigue escribiendo, que tus lineas invadan internet y hagan oír hasta lo que no se quiere.

  4. Estuve por acá. Duele reconocer como todavía cargamos con tantos prejuicios, con tanta crueldad, con tanta injusticia. El hombre sigue siendo el lobo del hombre.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s