Soy la Isla


Muchas veces aseguré, aún cuando no sabía a conciencia cuántos dedos tenía una mano, que siempre estaría rodeada de agua, de azules. Con el tiempo descubrí que una de las formas para lograrlo era convirtiéndome en Isla. Más tarde supe también que existen muchas formas de ser una, la cuestión era si quería ser de las que ni en el mapa se incluyen o de las otras, esas que a veces pagan cara su irreverencia.

Me seduce la idea de estar rodeada de mar, asediada por sus olas o acariciada, quizás, por su beso incorregible. Como también me espanta por momentos la idea terrible de estar sola, tan sola como un pedazo de tierra en medio de la nada. Y elegí enfilar las velas de este gran barco en pos de horizontes que me hagan descubrir, cada día, algo diferente en los continuos amaneceres que la vida sea capaz de regalarme.

Soy la Isla porque es innegable; por mis venas corre la sangre mezclada de toda Cuba, con sus días felices y los no tanto, pero con sus grandes sueños acariciados y, por qué no, hechos realidad a diario por sus mujeres y hombres, esos que la alzan en hombros cuando desde algún que otro continente han invocado su naufragio.

Soy la Isla porque me aferro con mi ancla de verdades para no perder el rumbo cuando los vientos del norte, y a veces de otras partes, soplan con fuerza y auguran mi zozobra.

Esta barca me pertenece y la comparto con todo aquel que la quiera bien, que no es quererla desde la adulación estéril, sino desde la acción comprometida y leal, esa que sabe ver los puntos oscuros y también hace por ver la luz detrás, o lo que es mejor y más útil, hace la luz.

Sin pretender demasiado, acaricio todos los días mi sueño de infancia. Aquí estoy, desde mis ojos, que recién les dan la bienvenida a unos escasos 27 años; te invito a descubrirme, no a colonizarme.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Cuba

9 Respuestas a “Soy la Isla

  1. Yisell Rodríguez Milán

    Acá te pongo el primer comentario de tu blog, a ver si te pones pa’ las cosas y lo actualizas.

  2. Por fin tu isla desembarco por estos mares blogares, excelente noticia saber que podremos disfrutar de tu rica escritura e imaginación. Los grandes tiene que socializar lo que hacen para que el resto podamos complacernos con placer. Tú eres la isla (no una caimana, ni una cocodrila, sino una cubana de pura sepa), yo escribo desde una pequeña parte de tu territorio, te agradezco la unión. Camina, corre, desanda estos caminos que desde hoy son tuyos también.

  3. Enrique Ubieta Gómez

    Todos los cubanos somos navegantes de una Isla-nave irredenta llamada Utopía, que se busca a sí misma en mares procelosos, y a veces somos también embarcaciones que zarpan con idéntico fin. De navegante has pasado a ser nave. Bienvenida.

  4. No pretendes demasiado pero con tus palabras , sinceras de siempre , ya has colonizado estas palmas y este corazón . con júbilo ya se que tengo otra aliada en este barco, y como somos de la misma Isla te digo y te hago la oficial bienvenida a este mundo de maravillas , pero no como los espejismos de Alicia. se te quiere michi y lamento no haber sido la primera en hacer un comentario . un beso grande .

  5. Me fascina la idea de armar un continente con todas las islas que crecen en la blogosfera. Enhorabuena!!! la llegada de este blog al mundo. Y una isla nunca está sola, siempre llegan a ellas noticias y pedazos de la tierra firme que fue, y también las caricias de olas de otras islas que en el mar están. Un beso

  6. jorgito

    No es malo ser una isla, lo malo es aislarla..

  7. Rolando Silven laffita

    Gracias por las felices transparencias de ese mar que nos propones a partir de ahora. No voy a hablarte en esta bienvenida de una Isla que también es mía, a la que te has vuelto con la fe de quien vive por ella aunque no corresponda siempre nuestro amor. Estás a un paso de la emocionante tormenta que será defenderla a toda costa, y más por ser isla. A las tres de la tarde del día en que iniciste este blog, comenzaron a salirte raíces por los pies, alas en los ojos, y arena en los pechos, como a las islas. Habrá que aceptar en tu piel cubana, las naves de Robinson encallando en tus orillas, ahí vendrán los que vienen a morir, y a matar.
    Estoy contigo.

  8. Precioso comienzo, pequeña y soñadora isleña de pura cepa, como yo, a pesar de estar en estos momentos tan lejos y tan cerca de mi patria a la vez.
    Disfrútala por mí. déjate llevar por esas olas mágicas de amor al prójimo, que tanto nos enseñaron.

    Un gran beso desde Galicia, la tierra de nuestros ancestros.

    http://gelois49.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s