A solas con Julio

Julio Antonio Mella

Por Arlin ALBERTY LOFORTE

Me sorprendes en sueños. Mis dedos se enredan en las sortijas de tu pelo, separo con cuidado las que caen en esa frente: un valle fértil en ideas y corajes.

Sonríes y me sumerjo en el mar sereno de tu pecho, que se vuelve fiero si es preciso… Tú pasión se desborda, te sobrepasa en todo.

Corro de tu mano por las calles de La Habana, bebo la juventud e irreverencia de los tiempos de la Universidad y la FEU, escribo en Alma Máter, milito en tu Partido, amo con más intensidad nuestra Patria…

Y despierta envidio a Tina, que te sostuvo en el momento final aún esbelto y hermoso. La supongo impotente cuando ni siquiera una de sus instantáneas pudo dejarte allí para siempre. Pero latías en las ideas, en el valor y la justicia, como en la piel tersa que mandaran al polvo prematuramente el odio y el miedo de un tirano.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cuba, Más, Política, Sociales

2 Respuestas a “A solas con Julio

  1. Eso es amor del bueno, y no hay quien diga lo contraria, amor por la persona, por sus cosas mortales y por lo que le hizo trascender. Buen post.

  2. pensé de inmediato en otro Julio, uno que hablaba de cronopios y famas

    hermoso tu relato desde la Habana y sus calles y la mano que te agarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s