Materia de poesía

poesiaArlin Alberty Loforte

Hace algún tiempo le dije a un amigo que no me gustaba la poesía, que yo, aspirante a periodista, tenía que ver más con el ensayo o la narrativa. Recuerdo que me miró incrédulo con sus grandes ojos verdes y me dijo: “tú estás loca y los locos aman la poesía”.

Sin dejarme pronunciar una palabra en mi defensa, mostró la sonrisa más irónica que pudo, me dio la espalda y se largó.

El tiempo le garantizó todas las razones posibles. La poesía se abrió espacio en mis lecturas, en mi vida…

Hoy es el Día Mundial de la Poesía y creo que a Ella no le hace falta un día, toma para sí los que quiere porque puede hacerlo, se ganó ese derecho. Por eso para festejarlo me quito otra vez el sombrero ante Luis Rogelio Nogueras y comparto sus poemas; confieso que en más de una oportunidad pensé teñirme el pelo de rojo buscando contagiarme la genialidad de este hombre, que no solo supo seducir a las palabras… Al final, todos somos materia de poesía.

Materia de poesía

Qué importan los versos que escribiré después
ahora
cierra los ojos y bésame
carne de madrigal
deja que palpe el relámpago de tus piernas
para cuando tenga que evocarlas en el papel
cruza entera por mi garganta

entrégame tus gritos voraces
tus sueños carniceros

Qué importan los versos donde fluirás intacta
cuando partas
ahora dame la húmeda certeza de que estamos vivos
ahora
posa intensamente desnuda
para el madrigal donde sin falta
florecerás mañana

Arte poética

Ahora sé
que el poema, antes de ser las líneas trazadas
con prisa,
es la conversación en el café,
la sonrisa azul de Blanca Luz,
la muerte de este hombre,
el apretón de manos o la vida entre dos.

Ahora sé
que trazar estas líneas
no es
sino la forma última de hacer la poesía,
el último acto del poema,
la función de trasplantar la vida a la hoja.

La poesía empieza en todas partes
y termina siempre en los papeles.

Vida de un poema

El poema nace
mira con ojos asombrados e inocentes su primera
mañana en el mundo
–aún no sabe que lo que le acontece
aconteció ya muchas veces–

El poema balbucea una palabra pura
descubre los objetos cercanos y distantes
toca su propio rostro
sonríe
–aún no sabe que lo que le acontece
aconteció ya muchas veces–

El poema crece
rompe sus juguetes
da unos pasos
cae
vuelve a levantarse
–oye decir que lo que le acontece
aconteció ya muchas veces–

El poema sale a la calle
tiene su amor imposible
su pedazo de dicha y un rencor
–comienza a sospechar que lo que le acontece
aconteció ya muchas veces–

El poema se hace adulto
derriba ídolos de barro
gana amigos y enemigos
se casa fecunda un vientre
–tiene ya casi la certeza de que lo que le acontece
aconteció ya muchas veces–

El poema madura
aprende a comportarse en la mesa
perfila su estilo
suple pasión con experiencia
aprende a hacer posibles los amores imposibles
–está absolutamente seguro de que lo que le acontece
aconteció ya muchas veces–

El poema envejece
mira con paternal ternura
a los jóvenes poemas inexpertos
les envidia en secreto su fuego y desaliño
–no les dice que todo lo que les acontece
aconteció ya muchas veces–

El poema agoniza
mira con ojos tristes y culpables su última
noche en el mundo
–no lo consuela saber
que también su muerte es simple repetición–

Poética

Lo que he escrito
tiene a veces el aspecto gastado de algo escrito ya por otros
pero también mucho de lo que han escrito otros
lleva mi firma
en la eterna espiral yo soy igualmente una consecuencia y una referencia
las palabras vuelven siempre
las oscuras palabras cada cierto tiempo
toda palabra tiene pasado
toda palabra hizo ya el amor
pero no hay palabras de uso
cada palabra tiembla de nuevo
entre las manos del escritor

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Cuba, Cultura, Más

4 Respuestas a “Materia de poesía

  1. “La poesía empieza en todas partes
    y termina siempre en los papeles”.
    Qué gran post.

  2. Hoy quiero decir los versos más locos,
    la única estrella del cielo durante el día
    quema a todos los que le desafían y salen a las calles,
    el olor a carne chamuscada, a piel quemada
    lo dice todo.
    Allí, frente al antro de los centinelas
    descansa la poeta, o mejor dicho:
    trabaja.
    Tras cruzar la línea interrumpida por carros
    y el hedor de caballos,
    y subir los peldaños que la separan de su palacio,
    allí está, firme, seductora, pensativa.
    Ella no sabe su gran futuro.
    De solo pensar en él vienen los miedos,
    las inseguridades, la desmotivación,
    pero mucho confían en su estrella, saben cuan brújulas
    adonde va su destino
    allá, en el olimpo de los poetas buenos.
    Ella apenas se abre al mundo de los versos,
    guarda sus pedazos de vida entre líneas
    escritas con deseo, pasión, desamor.
    Embarra la pantalla con letras,
    su corazón dicta, el cerebro ejecuta.
    hoy es el día de los tuyos,
    y no tengo nada más que decir en estos versos locos
    Felicidades Arlín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s