Lo que fue el día de ayer

El Principito

Por Arlin Alberty Loforte

Ayer El Príncipito cumplió sus primeros 70 años. Sí, los primeros, porque este libro tendrá vida infinita. Lo supe por los guiños que siempre me hace La esquina de Lilith y como ella recordé el momento en que llegó aquel ejemplar a mis manos.

Fue una de las tantas cosas que heredé de mi hermana y que a la vez ésta heredó de mami. Es un ejemplar pequeño pero muy lindo -siempre he tenido una relación especial con los libros, no solo por la historia que guarden sus páginas, sino porque me encanta su forma, su olor…- que todavía conservo y espero poder dar algún día a mis hijos.

Así con pocos años, y a veces sin entender bien algunas cosas, descubrí a la rosa, a la zorra… pedí que me dibujaran ovejas, o sombreros, o elefantes luego de que se los tragara una serpiente boa, quise tener una estrella…

Con el tiempo volví sobre sus líneas, comprendí mejor aquello de domesticar y de que lo esencial es invisible a los ojos, me descubrí preocupada entre esas palabras ahora con tanto sentido.

Y otra vez, luego de algunos años más -pocos porque solo acumulo 28- lloré sin consuelo ante el punto final y no tenía a mi abuela al lado para secarme las lágrimas y mecerme sentada en sus rodillas.

Ayer, pero hace 33 años, también Alejo Carpentier le decía adiós a la vida pero nos premiaba con El reino de este mundo o El siglo de las luces, y tanto más porque hasta el último momento estuvo dando de comer a su cabeza y a las nuestras.

Recuerdo la vez que le regalé a Rolando un ejemplar de Los pasos perdidos, con una irónica dedicatoria para que enmendara los suyos, algo extraviados -decía yo- en ese entonces. Luego comprendí que también me tocaba volver a andar sobre los míos.

Ayer fue un día diferente cuando alguien que apenas conozco y está lejos, a quien “inexplicablemente” relaciono también con el 40, se mostraba ante mí, aún desde la distancia, y me brindaba sus manos cálidas y sus besos, para ayudarme a sobrevivir entre las nubes de uno de esos pocos pero muy grises y guantanameros días.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Cuba, Cultura, Más

7 Respuestas a “Lo que fue el día de ayer

  1. yaneysi

    gracias por este regalo, me gustó mucho. Creo q ya te dije q El principito también es un libro especial para mi. Muy sensibles tus líneas, y no importa lo q hayas dicho antes modestamente, que conste, no lo digo con ironía, claro q gusta tu post, y aunque no te dé una explicación, simplemente lo digo y lo repito como lo hiciste tú, porque con eso basta, por lo menos para mi.

  2. Alexito

    Cuando yo sea grande quiero ser como el Principito!!!!!!!

  3. Rolando

    No tienes otros pasos perdidos por ahí, o una zorra para tener con quién hablar en estas noches, te lo voy a agradecer tanto como de vez en vez le agradezco a Antoine de Saint Exupery. Gracias de todas maneras si no puedes hacer nada para sacarme de este pequeño planeta del que no quiero ser más prícipe.

  4. querida este mundo y yo en él tenemos para siempre besos y abrazos y los momentos más cálidos, no solo en los tiempos difíciles sino en cualquier instante… Alejo Carpentier es también alguien que va durar muchos años más entre nosotros…

  5. Michel Contreras

    Con respecto a ese último párrafo enigmático, el Pequeño Príncipe habría dicho: “Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s