Gabriel

Gabriel García Márquez

Por Arlin Alberty Loforte

Hace días ando buscando justificaciones para estar triste. Hace días me silban en el pecho cosas innombrables. Pero nunca quise que esta fuera la excusa para mi tristeza, el sentido real de la impotencia cuando lo demás es simple o es nada ante un viaje sin retorno, porque aun no me convenzo de que existan otros mundos u otros cielos, y no me sirve el cuento que me invento ya, ni las justificaciones de que el Gabo se haya ido a otro lado a contar sus historias.
Su Macondo fue la realidad que vivió a su manera, fue la forma que encontró de explicar el desorden que nos empeñamos en ordenar, pero también su esperanza. Quién sabe si esta tarde se parecía a aquella remota de descubrimientos, quién sabe si sintió el olor del hielo cuando se paró a enfrentar la vida, que esta vez cansada, ponía las armas definitivas a apuntarle al pecho.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Más

Una respuesta a “Gabriel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s