CXIX

Desnudo de espaldas

Voy a tientas por tu cuerpo.
Desconozco sus formas, las descubro.
Me he quedado ciega de engaño
Pero aun así, testarudas mis manos
Palpan, me dan la luz que no protegen mis pestañas.
Una jauría de olores me guía,
Me evita los tropiezos, me ayuda a escalar,
A saber los valles hasta llegar
A la cumbre dura de tus nalgas.
Voy a tientas por tu cuerpo.
En la distancia sé de él que de
Tanta huella se hizo en el pasado.
Aun ciega confío en tu jauría.
¡Pobre de mí!
Sobrevivo a las tinieblas,
Pero la ingenuidad me hace
Besar el suelo. (AAL)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cuba, Más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s